Usando un simulador turbo en mi auto

 

simulador

Si nuestro auto carece de turbo, podemos optar por una alternativa bastante más económica y mucho menos trabajosa que la que supone la adaptación, por ejemplo, a un motor con carburador de un turbocompresor y obviando, también, los delicados y técnicos procesos que requiere la puesta a punto del nuevo montaje que, en definitiva, es donde radica el éxito de esa transformación mecánica.

¿Qué nos aportará?

Nos referimos al simulador turbo. Evidentemente, y como su propio nombre indica, estamos ante un ingenioso dispositivo que tiene como finalidad mostrar el comportamiento o parte de él, como ocurre en este caso, de un sistema en determinadas condiciones. Por tanto, no pensemos que a través de este sutil elemento vamos a conseguir los rendimientos o las prestaciones que se obtienen con este tipo de propulsión, tampoco podemos obtener su eficiencia o fiabilidad, ni tan siquiera reducir el consumo de combustible o minorara las sustancias contaminantes, pero eso sí al menos lo aparentaremos.

Y nos preguntaremos ¿Dónde está su principal operativa? Pues la respuesta está en el sonido. A través del simulador conseguiremos oír, y lo que para algunos es también importante; que oigan a nuestro coche con un inconfundible silbido turbo, al menos para aquellos no muy expertos en la materia.

 A la hora de comprar

La mayoría de los múltiples simuladores de este tipo que podemos encontrar en el mercado están fabricados en metal, fundamentalmente aluminio, debido a sus propiedades; ligereza y resistencia a la corrosión. Se instalan en el tubo de escape, a través de un simple mecanismo que los hace, prácticamente, adaptables a los modelos más usuales de autos que están en circulación. No obstante, aunque muchos de ellos se publicitan como “universales” conviene cerciorarse, previamente a la compra, que podrán adaptarse a nuestro escape, fijándose, especialmente, en el diámetro y en el tamaño que nos presenta el fabricante. Debemos, también, tener en cuenta la cilindrada, así como su forma para que el encaje sea perfecto.

Su instalación es sencilla ya que, normalmente, su colocación se realiza a través de varios tornillos que lo fijan a la estructura del escape y, algunos fabricantes, lo ofrecen con un embellecedor exterior que puede realzar su carácter deportivo.

Imagen:  buggio’s (Flickr.com) Licencia CC-BY