Subaru Impreza WRX: el Rey del Rally.

 

Subaru Impreza WRX el Rey del Rally

Con más de veinte años en el mercado, este modelo se ha consolidado como el más importante para la práctica de este deporte. Los variados atributos del modelo 2013, que lo hacen un auto único y especial para la competencia, explican este fenómeno.

 Un estilo único y funcional

La edición 2013 del Subaru Impreza WRX combina un estilo innovador en el diseño, característicamente deportivo, y un equipamiento de primera, que lo confirman como el soberano entre los automóviles para la práctica del Rally.

Su diseño sigue la línea de la marca y se asemeja a muchos otros Subaru, pero consigue su particular identidad gracias a su carácter deportivo. Sobre el capó destaca una enorme toma de aire para enfriar el motor y, por los costados, unas más pequeñas para la ventilación de los frenos. Destacan además, los guardafangos anchos, que le otorgan un aspecto fuerte y estable, y el tubo de escape doble, seña característica de todo auto deportivo.

El toque de distinción lo dan una solitaria línea de cromo que cruza a lo largo de las puertas, y el sunroof o escotilla superior en el techo del vehículo.

En la parte trasera un alerón grande, moderno y aerodinámico ayuda a equilibrar el peso del motor en la parte delantera y así darle estabilidad al Impreza WRX, sin entorpecer la vista a través del espejo retrovisor. Sobre este aspecto, es necesario resaltar la buena visibilidad que otorgan los espejos laterales, formado así un conjunto ideal para la apreciación del cuadro visual posterior, cuestión fundamental en la práctica del Rally.

 

Tablero e instrumentos

En el tablero se incluye un tacómetro de gran tamaño y un velocímetro que marca hasta 260 kilómetros por hora. El volante cuenta con un sistema de ajuste telescópico y vertical, además de un diseño cómodo y moderno. También el Subaru Impreza WRX posee un sistema de navegación de última generación que permite obtener información del tráfico actual al instante.

Finalmente no se puede dejar de mencionar la capacidad de su motor, de 2500 centímetros cúbicos y 305 HP, que consigue una aceleración de 0 a 60 kilómetros por hora en 4,5 segundos. Contribuyen a un buen manejo una caja cuyos cambios engranan fácilmente, un sistema de suspensión especial para autos deportivos y los neumáticos Dunlop, que lo hacen un vehículo estable en las curvas.

Por todas estas razones, el Subaru Impreza WRX es el monarca de los autos empleados para la práctica del apasionante deporte del Rally.