Se alista la segunda generación del Chevrolet Volt

 

Se alista la segunda generación del Chevrolet Volt

El Chevrolet Volt, híbrido de la marca estadounidense, tendrá una segunda generación que resolverá varios inconvenientes que tenía anteriormente y que le significaron unas cifras de ventas muy por debajo de lo esperado.

Los 3 retos del Chevrolet Volt

Dentro de las razones que explican las bajas ventas del Chevrolet Volt, y en general para muchos de los híbridos, es que el desarrollo de esta tecnología es muy reciente y genera unos costos elevados que se traducen en un mayor precio para el consumidor.

Por otra parte, lo principales competidores del Volt han mostrado una mayor autonomía cuando se utiliza el motor eléctrico, es decir, que pueden recorrer más kilómetros que el vehículo americano.

Finalmente, la tercera razón por la que este modelo no ha tenido éxito se debe al menor rendimiento motores combinados, particularmente en aspectos como la velocidad y la aceleración.

De lograrse cambios en estos tres ejes, indudablemente habrá dado un salto importante, no solo en vetas, sino en la cercanía con el consumidor que ha caracterizado a la marca  durante tantos años. Por ahora el primer cambio que viene en el corto plazo es el motor.

El nuevo motor será de 3 cilindros y 1 litro más turbocargador, lo que generaría una mayor autonomía y una recarga más eficiente de las baterías de ion litio. LG, que actualmente es el proveedor de estas baterías, también anunció que también ha venido trabajando en el desarrollo para su optimización y reemplazo.

Un cambio para todos

Sin embargo, los inconvenientes que presenta el Chevrolet Volt no son exclusivos de la marca, sino que muchas otras atraviesan este tipo de dificultades, lo que ha impedido que los consumidores se animen a comprar este tipo de vehículos.

Por ahora, y mientras las ventas no se masifiquen, el precio seguirá siendo e punto débil de esta tecnología, aunque se esperan incentivos en algunos países que impulsen la comercialización. De producirse este cambio, los motores de combustión empezarían a ser parte del pasado, lo que además de favorecer el medio ambiente también impactará positivamente el gasto que el consumidor actual le destina a la gasolina.

Imagen cortesía de Oca Nieba (Flickr.com), licencia CC BY SA 2.0