¿Para qué sirve el sistema de suspensión del automóvil?

 

Para qué sirve el sistema de suspensión del automóvilEl sistema de suspensión de un vehículo es una de las partes más fundamentales para tener un control adecuado de este, y tener una experiencia de manejo cómoda.

De manera general, se pueden identificar seis funciones básicas de éste sistema: mantener la altura adecuada del vehículo, reducir el efecto del impacto hacia el auto, mantiene a las llantas correctamente alineadas, soportan el peso total del auto, mantienen las llantas en contancto con el camino y controla la dirección de viaje.

Para que este sistema funcione correctamente, todos los componentes de la suspensión deben de estar funcionando adecuadamente, ya que como en cualquier otro sistema una falla de cualquier de sus parte, afecta el funcionamiento de todo el conjunto.

Los componentes de la suspensión

El sistema de suspensión tiene, principalmente cuatro componentes: los struts, los amortiguadores, los resortes y las llantas.

Cada una de estas partes funcionan, en conjunto para poder hacer que tu manejo del carro sea el mejor. Los resortes, son los que, mayormente, soportan todo el peso del auto, mantienen la altura y absorben el impacto; además de que permite que el carro pase, de manera segura, por los baches y demás irregularidades de la carretera.

Por otro lado, los struts, junto con los amortiguadores, ayudan a que las llantas se mantengan, todo el tiempo, en contacto con el suelo, al controlar la rapidez del movimiento de los resortes.

Más específicamente, los amortiguadores reducen el rebote del vehículo, así como la oscilación, el derrape y la inestabilidad; y los struts, son un tipo de amortiguador utilizado en varias suspensiones independientes.

Finalmente, las llantas, son uno de los componente de la suspesión que, además de permitir que el vehículo se mueva en la carretera, tienen uns función parecida al de los resortes.

Mantenimiento del sistema de suspensión

Para que todas los componentes de la suspensión estén en las mejores condiciones posibles, se deberá de hacer un mantenimiento automotriz regularmente. Lo recomendado es que la suspensión sea revisada, por lo menos, una vez cada 10,000 kilómetros.

Si se realizan las inspecciones adecuadas, a tiempo, será posible detectar cualquier falla, antes de que se haga más grande y tenga una afectación mayor en el manejo del vehículo; además de que mientras más pronto se detecten más barata será la reparación.

Imagen cortesía de Aaron & Alli (Flickr.com) Licencia CC BY