La trampa de Volkswagen

 

Un total de 11 millones de vehículos diesel de todo el mundo fabricados por la alemana Volkswagen, tienen un dispositivo trucado para hacer trampa en los controles de datos de emisiones contaminantes. Fue lo que admitió esta semana un representante de la marca, quien además señaló que el dispositivo que supone la  trampa de Volkswagen fue colocado en varias marcas de sus vehículos.

22-09-2015 La mentira de Volkswagen

Michael Horn, director ejecutivo de Volkswagen en Estados Unidos, admitió que la automotriz alemana fue deshonesta en las pruebas de emisiones contaminantes: “Nuestra compañía fue deshonesta con la EPA (Agencia de Protección Ambiental de EEUU) y el comité de Recursos del Aire de California, con todos ustedes (…) la embarramos totalmente», dijo.

El director prometió enmendar las cosas con el gobierno, así como con el público, “con nuestros clientes, nuestros empleados y también, muy importante, con nuestros distribuidores”.

De inmediato Volkswagen anunció la suspensión de la comercialización en Estados Unidos de sus diesel de cuatro cilindros de las marcas VW y Audi, que representaban el 23% de sus ventas en ese mercado, lo que podría costarle unos 18.000 millones de dólares.

El escándalo de la la  trampa de Volkswagen se hizo público el viernes cuando los reguladores estadounidenses ordenaron a la compañía corregir el defecto del dispositivo que trampea las pruebas de emisiones y anunciaron una investigación. El Departamento de Justicia de EEUU ordenó una pesquisa penal, en tanto que otros países instaron a iniciar una investigación. En el caso de Corea del Sur, por ejemplo, emitió directamente citaciones a directivos de Volkswagen.

Efecto en la bolsa

Con la noticias las acciones del fabricante caían más de un 20% en la Bolsa de Fráncfort. Sin embargo, sus directivos aseguraron haber aprovisionado 6.500 millones de euros en el tercer trimestre para enfrentar las consecuencias potenciales de este escándalo.

Imagen cortesía fansided.com. Todos los derechos reservados