La historia del rally, una disciplina de las más antiguas del automovilismo

 

La historia del rally, una disciplina de las más antiguas del automovilismo

El rally es una de las disciplinas más antiguas del automovilismo, ya que las primeras carreras se iniciaron a fines del siglo XIX. De gran importancia mundial, supo adquirir una trascendencia muy significativa con el correr del tiempo y en la actualidad convoca una gran cantidad de público.

Las características

El rally es una competición muy antigua que tuvo su aparición a finales del siglo XIX, hasta consolidarse durante todo el siglo XX y en lo que va del siglo XXI. Entre sus carreras más relevantes se destaca el rally de Montecarlo, realizado en 1911, cuando empezó a utilizarse el nombre “rally” para denominar a la competencia.

El rally se desarrolla en las calles que cotidianamente se usan para el tráfico pero que, para la ocasión, permanecen totalmente cerradas.

Posee sus propias reglas y un particular ordenamiento disciplinario, con varias modificaciones con respecto a las otras disciplinas. Se destaca, como novedad, la presencia de un piloto y un copiloto en los vehículos, ambos con funciones diferentes. Además, otra característica significativa es que en vez de que inicien la competencia todos al mismo tiempo, cada auto realiza el recorrido en solitario, con un tiempo aproximado de un minuto, por lo cual el trayecto de cada vehículo ocurre, por lo general, sin encontrarse con otro en la carrera.

Se organizan competencias de rally en sectores nacionales y continentales, con sus propios modos, características y peculiares formas de organización.

La gran convocatoria

El rally es muy importante y sumamente codiciado en la actualidad, casi a la altura de la Fórmula 1, la categoría automovilística mas prestigiosa del mundo.

La particularidad de que cada carrera sea gratis y abierta al público genera un notable interés y un acercamiento masivo a cada competición, disfrutada por miles de personas que se pueden dar el lujo de observar cada detalle de la carrera en vivo y en directo, sin ningún costo o dificultad considerable.

Una gran cantidad de gente se concentra en las calles para ver los autos, las distinguidas maniobras de los pilotos y los pormenorizadas singularidades que acontecen en cada competencia, siempre con una emoción y una pasión enfervorizada que le impregna un sello distintivo al evento.

Imagen cortesía de corsaonline.com.ar, todos los derechos reservados.