La historia de Brabham, una escudería fundada por su propio piloto

 


La historia de Brabham, una escudería fundada por su propio piloto

Brabham fue un equipo de la F1 que tuvo la particularidad de ser fundado por su propio piloto, Jack Brabham, quien se dio el lujo de lograr un título como piloto y dueño. La escudería tuvo sus buenos momentos en el campeonato mundial de pilotos, alcanzando un total de cuatro títulos e interesantes actuaciones, hasta su desmembramiento en 1992, cuando sufrió un gran colapso financiero. El repaso de sus mejores logros y pilotos.

Dueño y piloto a la vez

La historia de Brabham es de las más curiosas en la F1, con una singularidad que no deja de sorprender. El mismo piloto, Jack Brabham, un exitoso y gran corredor de autos, con una capacidad notable y una inteligencia muy significativa para saber que tipo de maniobras realizar en una carrera, ya se había consagrado en 1959 y 1960 con Cooper, con un rendimiento extraordinario y destacado.

Pero luego de llegar al podio, Jack Brabham tuvo la idea de crear una nueva escudería que tenga su nombre, con la peculiar ocurrencia de seguir siendo piloto. Dueño y piloto a la vez, dos desafíos tremendos que requieren una responsabilidad, una atención y una exigencia total, pero que nunca significaron para Brabham una dificultad o un obstáculo.

En 1966, llegaría el momento récord, algo logrado solo por él e irrepetible hasta el momento: el título de 1966. Dueño y piloto fusionados en un solo personaje, entrecruzados por una misma pasión y envueltos en un idéntico festejo.

Así, llegaba el primer título del equipo, con una gran actuación de su piloto/dueño.

Los títulos restantes

Al año siguiente de la primera consagración, la escudería obtendría un nuevo título, en 1967, gracias a un notable rendimiento de Denny Hulme.

Luego, ya comprado por Bernie Ecclestone, el mismísimo presidente y la máxima autoridad de la F1 desde su fundación en 1950 hasta enero del 2014, volvería a festejar otro campeonato en 1981 y 1983, gracias a un nivel superlativo de Nelson Piquet, un piloto brasileño de gran destreza y con una elogiable capacidad técnica.

Así, el equipo iba consolidando un desempeño en la F1 que, de a poco, nada tenía que envidiarle a las grandes escuderías históricas, como Ferrari o Mc Laren, entre otras.

Pero en los años siguientes todo fue deterioro y el equipo entró en una considerable decadencia, con flojas actuaciones y un opaco rendimiento.

En 1992, la escudería se desarticuló por completo cuando sufrió un gran colapso financiero y así, luego de más de treinta años en la categoría mas prestigiosa de automovilismo en el mundo, dejó de participar en la F1. Una escudería muy particular que supo tener sus títulos y sus buenos rendimientos.

Imagen cortesía de marca.com, todos los derechos reservados.