Ferrari Testarossa: El auto de Maradona

 

Ferrari

Hace unos días fue noticia de impacto en todos los diarios digitales del mundo y en multitud de “blogs” de la “red”: se vendía el Ferrari Testarrossa de Maradona por un coleccionista anónimo de Barcelona. Doscientos cincuenta mil euros tenían la culpa.

Corría el año1987, Diego había salido flamante campeón del mundo con el combinado argentino en una inolvidable final ante el siempre difícil y correoso equipo alemán. Cuenta la historia que a su regreso a Nápoles, equipo en el que militó hasta el año noventa y uno, el “pelusa” se encaprichó del mítico modelo y encargó un Testarossa  (“cabeza roja”) especial; tenía que ser, y así lo fue, de color negro.

Motorización

Este deportivo de poco más de 1.500 Kg de peso, del que se produjeron más de 7.000 unidades entre los años 1984 y 1992, incorporaba un motor central trasero que contaba con 12 cilindros clase “bóxer”, dotado de 4.943 centímetros cúbicos y cuarenta y ocho válvulas, que le hacían desarrollar una potencia de 390 Cv a 6.300 rpm y con un torque máximo de  490 Nm a 4.500 rpm. Esto le permitía alcanzar una velocidad punta de 290 kilómetros por hora y acelerar, de 0 a 100 Km/h, en 5,8 segundos

Portaba una caja de cambios manual de 5 velocidades y tracción trasera con inyección electromecánica de combustible “Bosch”.

Diseño

Sergio Pininfarina y su equipo fueron los “culpables” de ese carácter único con que se dotó la línea de este auto de leyenda, siendo los responsables, también, de una de sus notas más características que lo hicieron inconfundible; sus conductos laterales de entrada de aire para la refrigeración de los radiadores, que en este Ferrari se realizaba a través de dos extractores de pequeño tamaño situados delante de cada una de las ruedas traseras.

Dichos conductos, estaban divididos a modo de cinco especies de “agallas” que se encontraban en una posición paralela a lo largo de sus puertas y que se ensanchaban progresivamente a medida que llegaban a su parte final. Esta solución, fundamentalmente, pragmática generó una enconada polémica entre los aficionados el día de su presentación en el Salón del Automóvil de París de 1984 pero, al fin y a la postre, se convirtieron en la imagen de su agresividad.

Imagen:  joseluiscel (one million views) (Flickr.com) Licencia CC-BY.