El Shelby Cobra: Un clásico atemporal

 

El fabricante británico AC (“Auto Carriers Ltd”) que ha representado una de las marcas de mayor tradición y antigüedad en el mercado automovilístico mundial, y cuyos primeros prototipos se remontan a principios del siglo XX, puso en el mercado uno de los autos deportivos más célebres y rompedores que, quizá, hayan existido: el Shelby Cobra.

Fruto de una doble política comercial seguida por la compañía tras la finalización de la II Guerra Mundial consistente, de un lado, en la producción de modelos únicos y, de otra, su inclinación por una línea de autos de tipo sport, se sentaron las bases para la producción del “AC Ace”, antecedente inmediato del Shelby Cobra, que llegó a alcanzar una velocidad cercana a los 200 kilómetros por hora.

El norteamericano creador

Partiendo de esta favorable situación, sólo faltaba que apareciese un toque de genialidad. Tal es así, que un antiguo aviador, ex piloto de Fórmula 1 , incluso, vencedor de la mítica 24 horas de Lemans en 1959, el norteamericano Carroll Shelby, propusiera la idea de un nuevo prototipo que combinaría, como base, el ensamblaje de la carrocería del “AC Ace” con un novedoso motor de la Ford, el “Vee eight”, que vendría a sustituir al “Bristol” de dos litros con el que, hasta ese momento contaba aquél, consiguiendo un considerable aumento de potencia, a la vez que se aligeraba el peso total del vehículo.

Haciendo frente a los poderosos

El nuevo Shelby es presentado en el Salón del Automóvil de Nueva York en 1962, año en que comenzó su producción en la factoría inglesa de Thames Ditton. El chasis y el bastidor eran construidos manualmente, pieza por pieza y, posteriormente, eran trasladados a los Estados Unidos para la incorporación individualizada del motor. Esta nueva maravilla de la automoción había nacido, y ya estaba preparada para hacer frente a los todopoderosos “Jaguar Lightweight”, “Ferrari GTO” y “Chevrolet Corvette” que se imponían en esa época.

Tras diversas modificaciones de diseño y ajustes de motorización que le llevaron a instalar un 4,7 litros, también de Ford, el Shelby Cobra, realizó su debut en Lemans en el año 1963 y comenzó su producción en serie, consiguiendo imponerse en el Campeonato del Mundo de coches deportivos del año 1965. Diversas variantes del auto fueron producidas hasta 1973, fecha de finalización de su producción.