Consejos para el mantenimiento de las llantas

 

Consejos para el mantenimiento de las llantas

Uno de los elementos clave al conducir en la ciudad o carretera, además del desempeño del motor, es el mantenimiento de las llantas. Sin embargo, más allá del desgaste natural o la cantidad de aire, hay que echarle un vistazo a varios factores que pueden hacer la diferencia, tanto en rendimiento como en seguridad: presión, alineación, balanceo y rotación.

Presión

Cuando los neumáticos tiene una presión muy baja tienden a sobrecalentarse, lo que implica que a mayor temperatura hay un mayor desgaste y tendrás que cambiarlos más seguido. Además de eso, otra de las consecuencias directas está en tu bolsillo, pues el motor necesitará consumir más combustible para poder avanzar.

 

Balanceo

Es una vibración que notas cuando al auto alcanza determinada velocidad, pero cuando la bajas o la aumentas, desaparece. Esto sucede por varias razones, aunque casi siempre es cuando se acaba de cambiar una de las llantas o estas empiezan a perder presión.

 

Rotación

Este es un concepto muy sencillo, pero igualmente importante con respecto al mantenimiento de las llantas. Aunque transites por diferentes vías, algunos neumáticos tienden a desgastarse más que otros, sea por condiciones de frenado, peso, etc. Por eso se recomienda rotarlos cada 6 meses o unos 15.000 kilómetros, así se desgastarán todos uniformemente.

 

Alineación

Consiste en mantener paralelas los ejes del auto con las llantas, de manera que el ángulo de inclinación de estas permita un desgaste normal y condiciones de manejo equilibradas. Esto  lo puedes comprobar manejando por una vía recta y soltando el volante: si el auto tiende a irse más hacia un lado que al otro, puede ser una señal de que necesitas hacer alineación, al igual que en caso de que tengas que hacer mayor fuerza para girar hacia uno de los dos lados.

La recomendación principal es hacer la alineación cada 10.000 kms, o en caso de que hayas atravesado por un terreno muy complicado y exigente para tu auto.

Estos han sido los cuatro componentes principales que debes tener en cuenta sobre el mantenimiento de las llantas de tu vehículo. Además de verificar el estado de las llantas visualmente, como conductos también debes estar atento a todas estas señales como el agarre en las curvas, vibraciones y dificultades al girar en determinadas curvas. Tan pronto suceda esto, asegúrate de ir donde un mecánico autorizado, o al menos haz una revisión general cada 10.000 kms.

Imagen cortesía de Mahela Munasinghe  (Flickr.com), licencia CC BY SA 2.0