¿Cómo darse cuenta si los neumáticos del auto están muy gastados?

 

Es aconsejable, por temas de seguridad, revisar mensualmente el estado de los neumáticos. La banda de rodadura, signos de desgaste irregulares, profundidad y la presión son alguna de las características a observar. Al llegar al límite legal de desgaste hay ciertos tips o características observables que nos van a ayudar a determinar el desgaste de los neumáticos del auto.

En los de la marca Michelin, el muñeco característico es el indicador de cuan gastado está el neumático. Dicho muñeco, ubicado en el borde, permite visualizar el indicador de desgaste. Los neumáticos muy gastados se encuentran cerca del límite legal de 1,6 milímetros y se recomienda cambiarlos por temas de seguridad y para evitar ser multados. En los modelos para invierno, el copito de nieve muestra los indicadores de desgaste de las bandas de rodadura.

Los neumáticos para autos no tienen una vida útil predecible ya que hay varios factores que van a influir en su duración, tales como el mantenimiento, el uso, las condiciones de almacenamiento, la temperatura, el estilo de conducción (tienen mayor desgaste cuando se acelera rápido, en fuertes esfuerzos laterales y  conducción en carreteras en malas condiciones y  con  piedras), la temperatura, así como la presión con la que se hace circular.

Por todos estos factores se recomienda a los usuarios revisar el aspecto de los neumáticos para observar  posibles signos de  deterioro que pueden llevar a perder el agarre y una defectuosa calidad en el frenado.

La prueba de los cinco años

Cada cinco años o más de uso los neumáticos se deben inspeccionar una vez al año al menos, o bien, seguir las especificaciones del fabricante sobre el tiempo de sustitución de  los neumáticos originales.

Los neumáticos resultan dañados gravemente si chocan contra algo sólido, como un cordón de la calle, objeto puntiagudo o bache, pueden tener un desgate anómalo en alguna zona aislada (bultos o deformaciones en la parte lateral, desgaste en ambos bordes y desgaste en la parte central), que son productos de una alineación o balanceado defectuosos o de transmisión o suspensión.

Para evitar estas posibles anomalías y que los neumáticos duren más, se recomienda equilibrarlos, rotarlos, circular con la presión adecuada,  revisar frenos, y el estado de la dirección.