Chevy’ lo hace de nuevo: el Corvette C7R

 

El Salón de Detroit, primera cita automovilística del año, que se ha celebrado hace unas fechas, ha sido el escaparate para la presentación en sociedad del nuevo Corvette C7R, cuyo prototipo tomó su “bautismo de fuego” en el californiano circuito de Laguna Seca.

Este modelo, eminentemente de carácter súper deportivo, ha sido fabricado por Chevrolet, basándose en la evolución del modelo Corvette Z06 del 2014 que nació con la idea de presentar batalla al Mustang de Ford, su principal rival, incorporando, para ello, un motor turbo alimentado V8 y 6.2 litros que ofrecía 625 CV de potencia.

Este Corvette ha mantenido la motorización V8 del Z06, pero con dos variantes muy  significativas en este apartado; por una parte, su alimentación atmosférica o natural y, por otra, el ajuste de su cilindrada que se ha visto reducida a los 5,5 litros, como consecuencia de las pautas reglamentarias que se establecen en el campeonato de deportivos de la FIA GT. Cuenta, de igual forma, con un sistema de inyección de clase directa.

Aumentar fuerza de descenso

Siguiendo con las diferencias entre ambos modelos, a este Chevrolet Corvette se le han aplicado variantes de aerodinámica que han tenido como finalidad tratar de aumentar la fuerza de descenso generada por los elementos exteriores del auto, chasis y, sobre todo, el alerón trasero que ha sido considerablemente aumentado en su tamaño. Todo ello, para conseguir una mayor estabilidad y un mayor desarrollo de velocidad en los tramos curvos de los circuitos competitivos.

En cuanto a su potencia, no existen datos oficiales por parte de los ingenieros del grupo Generals Motors, pero de forma oficiosa algunas filtraciones la han cifrado en unos 650 CV.

Daytona Beach

Su estreno a nivel competitivo se ha producido en la 52 edición de las 24 horas de Daytona Beach, competencia que pone el “pistoletazo” de salida de la temporada de autos deportivos en los Estados Unidos. Los equipos al mando de los Corvette C7R tuvieron problemas mecánicos que afectaron, por un lado, a la caja de cambios debido a un fallo en le rodamiento de la transmisión y, por otro, al motor por sobrecalentamiento, lo que les impidió que corrieran mejor suerte.