Autos antiguos a precio de infarto

 

Autos antiguos a precio de infarto

Vamos hoy a hacer un repaso por los autos antiguos a precio de infarto que se pueden encontrar por el mercado internacional de compraventa. Ya avisamos que las tarifas son prohibitivas. No aptas para bolsillos estrechos y mentes obtusas, pues quitan el sentido.

No obstante, esta lista puede variar con el paso del tiempo, pues los precios y valores fluctúan según compradores, subastas y demás. Pero de todas formas, a modo de guía, podemos hacernos una idea real del precio de algunos de los autos que han hecho historia.

Entre los autos antiguos a precio de infarto, nos vamos a trasladar hasta el año 1954. Fue cuando se fabricó el Mercedes-Benz W 196, que hoy en día está valorado en casi 30 millones de dólares. Este es el más caro que hay en el presente. Un vehículo que fue conducido por el mismísimo Fangio y con el que ganó multitud de carreras de la Fórmula 1. No obstante, no es un auto que se pueda conducir por las vías, ya que es deportivo, no para uso común. Eso sí, en una subasta se vendió por más de 29 millones y medio de dólares.

A continuación, en este viaje por el tiempo automovilístico, nos trasladamos hasta el año 1967. Fue un importador norteamericano llamado Luigi Chinetti le dijo a Enzo Ferrari que aún no había dado con el auto que se convirtiese en un icono. Así nación el Ferrari 275 GTB/4 S NART Spyder por Scaglietti. Un vehículo mítico que se llegó a vender por 27,5 millones de dólares destinados a la caridad.

Viajamos ahora atrás en el tiempo, hasta el año 1957, para encontrarnos con otro auto del caballo rampante. En este caso, estamos ante el mítico Ferrari Testa Rossa Prototype. En él se basan todos los vehículos que nacieron posteriormente con la nomenclatura “Testa Rossa”. Se restauró de forma minuciosa tras un accidente en pista cuando competía y sufrió un incendio. Quedó tan bien que se ha llegado a vender por más de 16 millones de dólares.

Como pueden observar, el precio de un auto no está reñido con su edad ni sus prestaciones. De hecho, por muy caros que son algunos modelos actuales, como hemos visto en otras entradas, aún les queda camino por delante para alcanzar estos valores estratosféricos.

 

Imagen cortesía de sofskett (Wikipedia.org), licencia CC BY-SA